5 trucos de diseño para unas tarjetas de presentación memorables

Si eres de los que piensa que las tarjetas de presentación han pasado de moda, este post es para ti. Vamos a explicarte por qué no pueden faltar en tu empresa y 5 trucos de diseño para unas tarjetas de presentación memorables.

Por qué hacerte tarjetas de presentación

A pesar de que estamos en la era digital, los eventos presenciales, reuniones y congresos siguen siendo muy importantes en el aspecto del “networking”.

Tanto si eres trabajador en una gran empresa o autónomo, tener tus propias tarjetas de contacto dejará una impresión mucho más profesional, además de cumplir la función más importante de todas: Que te recuerden.

Así que para sacar el máximo partido a esas reuniones hoy te dejamos nuestros trucos para crear tus tarjetas de presentación y causar una buena impresión.

5 trucos de diseño para unas tarjetas de presentación memorables

Truco 1: Saca partido de las dos caras

Las tarjetas de papel nos permiten imprimir por las dos caras, de forma que puedes jugar con un mismo estilo pero dos diseños distintos.

¿Quieres un diseño realmente chulo para tus tarjetas? Nuestro truco es que en la primera cara pongas únicamente tu logo bajo un fondo de color o blanco liso. Y dejes la cara del reverso para tus datos de contacto.

Truco 2: Qué poner

Uno de los errores más comunes que vemos en los bocetos de diseño para unas tarjetas de presentación es el de la cantidad de datos que se quieren aportar, generando una tarjeta abarrotada y poco clara.

Nuestra recomendación es que incluyas:

  • Tu nombre y apellidos
  • El nombre de tu empresa
  • Tu slogan o una breve frase que indique a qué te dedicas
  • Un número de teléfono
  • Una dirección de correo
  • Una dirección web

Estos  elementos deben ir colocados estratégicamente, ya que cuando miramos una tarjeta por primera vez nuestros ojos se dirigen instintivamente a áreas concretas de la tarjeta.

Que tu marca sea memorable, depende indudablemente del esfuerzo que hayas invertido en el diseño para tus tarjetas de presentación.

Truco 3: Atiende a la tipografía

Elige tipografías claras sin serifa ni adornos que compliquen su lectura. No quieres que alguien tenga que pararse un minuto tratando de leer que pone en tu tarjeta, si no que la lea rápido y se quede con una buena impresión.

Para ello, incluye en el diseño las caligrafías limpias y sin cursivas. Por ejemplo la Lato o Raleway son de las más utilizadas por su limpieza y claridad.

Truco 4: Juega con los sentidos

Si de verdad quieres  causar una sensación que tus futuros clientes recuerden, incorpora texturas a tu tarjeta.

Parece mentira pero el diseño de las tarjetas de presentación ha evolucionado bastante, hasta el punto de incluir relieves e incluso letras en lenguaje Braille.

Por ejemplo, en Publicidad y Arte Gráfico podemos poner tu logo en relieve en una de las caras y dejar liso el reverso.

Truco 5: Fácil de guardar

En los eventos presenciales podemos llegar a acumular varias tarjetas, y para que no acaben desperdigadas, deben ser fáciles de guardar en la cartera o en los tarjeteros.

En el diseño para unas tarjetas de presentación memorables, piensa en el tamaño y en el tipo de papel.

Nosotros recomendamos el tamaño estándar o si quieres ser algo más innovador el tamaño cuadrado, algo más pequeño pero impactante y divertido.

Respecto al papel, siempre el de mayor gramaje llama más la atención, son más duraderas y generan una impresión de seriedad en tu negocio.

¿Qué te han parecido nuestros trucos para, sin duda, crear un diseño para unas tarjetas de presentación que hagan tu marca memorable?